PRIMERA FASE:

Denominada ORIENTACIÓN Y ACOGIDA, está enfocada fundamentalmente a la generación de una conciencia de cambio, donde el sujeto reflexione acerca de la opción de vida que va a  asumir desde su ingreso al tratamiento. Es una etapa de motivación  y refuerzo  del compromiso, su duración es de un mes aproximadamente.

La fase de orientación y acogida pretende además, que incorpore las normas y valores del proceso clínico-terapéutico, insertándose favorablemente a la dinámica grupal y vivencial por medio de un trabajo educativo-formativo intensivo en el primer mes de tratamiento.

OBJETIVOS:

  • Crear una conciencia de cambio y compromiso que involucre la responsabilidad personal frente a la problemática adictiva.
  • Superar el síndrome de abstinencia posibilitando la disposición psíquica, emocional y física requerida para iniciar el proceso de tratamiento.
  • Incorporar las normas y valores del proceso de tratamiento.
  • Interactuar favorablemente con el grupo, generando habilidades y destrezas en lo relacionado con el otro.



SEGUNDA FASE:

La fase de DIAGNÓSTICO E IDENTIFICACIÓN tiene como objetivo fundamental la introspección frente a los factores de consumo, ahondando en la historia personal acerca de las causas subyacentes a la problemática adictiva. Se parte de la idea que la adicción es la consecuencia de una serie de conflictos o problemáticas que comprometen la integridad bio-psico-social del sujeto.
En la segunda fase se reconocen además los factores de riesgo y protección individuales, diseñando un plan de acción que conlleve a un proyecto de vida sólido y a la reinserción eficaz del adicto en proceso de recuperación. Su duración es de tres meses aproximadamente.

OBJETIVOS:

  • Identificar las problemáticas subyacentes y concomitantes al consumo de  sustancias psicoactivas.
  • Elaborar el plan de tratamiento como instrumento para el trabajo de los conflictos identificados.
  • Participar activamente de los grupos terapéuticos e intervenciones individuales y familiares.
  • Identificar los factores de riesgo y protección.



TERCERA FASE:

TRATAMIENTO. La tercera fase tiene como objetivo primordial, la elaboración de los  conflictos identificados en la etapa anterior.  Elaborar es un complejo proceso psíquico que exige volver a pensar y sentir los eventos de nuestra historia, dándoles nuevas significaciones a los mismos.  Por esto en esta etapa es fundamental la utilización de los grupos terapéuticos donde se compromete el individuo a través de la verbalización y la vivencia psicológica, ya que son  vías por la cual el sujeto interroga su propia realidad psíquica, la reflexiona y la resignifica bajo un enfoque sanador. Su duración es de dos meses y medio aproximadamente.


OBJETIVOS

  • Elaborar las problemáticas relacionadas con el consumo, mediante la utilización de los  diversos instrumentos y espacios  ofrecidos por el proceso clínico-terapéutico.
  • Ejecutar el plan de tratamiento.
  • Elaborar el proyecto de vida con base en las posibilidades reales y concretas ofrecidas por la comunidad de origen.
  • Cumplir responsablemente con las funciones de su etapa; siendo modelo de identificación positiva dentro del grupo.




CUARTA FASE:

DESPRENDIMIENTO GRADUAL. El desprendimiento gradual es la etapa más crucial dentro del proceso de tratamiento ya que el residente después de haber identificado y trabajado en las causas de su consumo y una vez consolidado un nuevo proyecto de vida, retoma a la comunidad de origen, para enfrentarse nuevamente a los conflictos que la cotidianidad le ofrece.
Para llevar a cabo la reinserción del usuario se traza un plan que consiste en el desprendimiento paulatino de la institución. El equipo clínico pacta con el usuario qué días debe asistir al programa, a cuál grupo de apoyo ha de remitirse y cuál es su compromiso frente a esta etapa, acompañándola y asesorándolo desde las diferentes disciplinas en la consecución de dicho plan. Su duración es de un mes aproximadamente.

OBJETIVOS:

  • Elaborar el plan de desprendimiento
  • Llevar a cabo y ejecutar el proyecto de vida desde los diversos ámbitos que comprometen la reinserción, adecuándolo a las posibilidades reales del sujeto y su familia.
  • Trabajar las problemáticas residuales por medio de los grupos terapéuticos y espacios individuales.
  • Generar su red de apoyo en la comunidad de origen (AA, NA y demás grupos de apoyo)
  • Educar y concientizar sobre los factores de recaída



 
QUINTA FASE:

SEGUIMIENTO.  En esta fase de seguimiento el  Equipo Clínico ofrecerá espacios permanentes de ayuda y retroalimentación al egresado del programa.  También se ocupa de evaluar la efectividad del tratamiento, planteando estudios investigativos. Diseña además actividades culturales, deportivas y de capacitación, tendiente a mantener la comunicación con la institución, constituyéndose en un mecanismo de contención y apoyo, que le permita al sujeto generar nuevos espacios sociales de relación con personas que comparten su nuevo estilo de vida.

OBJETIVOS:

  • Brindar apoyo permanente al egresado y su familia mediante reuniones periódicas y asesorías especializadas en las áreas social, familiar y personal.

 

 

 

 


 

Centros de rehabilitación de drogas en Venezuela, Tratamiento de adicciones en Venezuela, Tratamiento contra alcoholismo en Venezuela, Comunidad terapéutica Venezuela, Programas de prevención de drogas en Venezuela

Go to top